En las instalaciones de LeasePlan

El vehículo se recoge por una empresa de transporte:

LeasePlan incluye un Informe de daños que se prepara para cada vehículo por una empresa de tasación independiente. Sin embargo, usted deberá volver a inspeccionar el vehículo en caso de que se hubieran producido daños "nuevos" o faltasen elementos mencionados en la descripción del vehículo.

Inspeccione el vehículo cuidadosamente por si se encuentran daños "nuevos" (daños que parecen muy recientes y que no presentan signos de oxidación). En caso de encontrar tales daños y estar seguro de que son nuevos o recientes, debe comunicárselo al personal de nuestras instalaciones y constatarlo en el CMR antes de transportar el vehículo.

La recogida se produce con las placas de exportación o del distribuidor:

Haga constancia documental de los daños nuevos o recientes, y comuníqueselo al personal de nuestras instalaciones antes de trasladar el vehículo fuera de ellas. El vehículo no debe ser conducido en caso de presentar daños mecánicos severos, puesto que con ello se excluye la posibilidad de presentar reclamaciones posteriormente.

Se debe comprobar la presencia de los siguientes elementos antes de la recogida:

  1. Número de llaves del vehículo (1/2)
  2. Manual de servicio (presente/ausente)
  3. Neumático de repuesto (presente/ausente)
  4. Neumáticos de invierno o adicionales (presentes/ausentes)
  5. Sistema de navegación (presente/ausente)
  6. Asientos adicionales (presentes/ausentes)

Si el personal de nuestras instalaciones se niega a firmar el CMR o el informe de daños "recientes" o de elementos que faltan, llámenos al número + 48 22 335 18 38. De esta forma, podremos añadir una nota en nuestro sistema.

En las instalaciones del vendedor

Una vez que el vehículo llegue al destino final, el vendedor debe enviar a CarNext MarketPlace un correo electrónico con el CMR (si lo hubiera) y una descripción de los daños con imágenes claras y detalladas de tales daños. El vendedor debe informar de los daños "recientes" en el plazo de 5 días hábiles siguientes a la recepción del vehículo, habiendo recorrido no más de 50 km con este vehículo.

Si no se sigue el procedimiento descrito anteriormente, el vendedor tendrá reducido al mínimo la posibilidad de probar sus declaraciones en caso de haber reclamaciones.